Tomillo

 
Con la llegada del otoño, también han llegado los primeros resfriados y las primeras toses, por lo que  quiero compartir con vosotros una infusión de tomillo que es muy útil para aliviar estas molestias.
Hacer una infusión con una cucharadita de tomillo por vaso de agua, después de dejarlo reposar 5 minutos, colarlo y añadir unas gotas de limón y una cucharadita de miel. Se pueden tomar tres tazas al día,  una de ellas al irte a acostar. Tiene un sabor muy rico y es muy eficaz en casos de resfriados.
Ya puestas me gustaría comentar algo más sobre el tomillo para que lo conozcamos mejor.
El tomillo- Thymus vulgaris- es originario de la región mediterránea, crece facilidad en lugares áridos. Aparece en manojos, puede llegar a medir unos 20 cm. Posee un aroma intenso.
Tiene flores pequeñas de color rosa-violáceo que florecen en primavera.
Se utilizan las partes superiores de los brotes florales, recolectándose entre julio y agosto.
Se usa como especia culinaria pero tiene muchas más aplicaciones, aquí hay algunas.
 
En uso interno es antiespasmódico, antiséptico,  expectorante y antitusígeno
y es muy útil en afecciones del aparato respiratorio como: tos irritante, resfriados,  bronquitis crónica, asma.
También es un estimulante natural que favorece la circulación y la digestión, evita las flatulencias, y los dolores cólicos,  activa el sistema nervioso y favorece el trabajo intelectual.
Por lo que se usa en los casos de fermentaciones intestinales, digestiones lentas, inapetencia, decaimiento general, depresión.
También es  sudorífico, diurético, y vermífugo.
Las infusiones que hagamos con tomillo no deben tomarse por largos periodos de tiempo, sino por  periodos cortos, para tratar la afección concreta de que se trate.
 
En uso externo por su alto poder desinfectante se emplea para lavar todo tipo de heridas.
También  posee acción antiinflamatoria.
Con la maceración alcohólica -alcohol de tomillo- se pueden realizar fricciones contra los dolores reumáticos y las enfermedades de la piel como la sarna.
 
La maceración en aceite aplicada en forma de cataplasma alivia las contusiones, torceduras, tortícolis, y dolores reumáticos.
Las cataplasmas tibias de tomillo hervido en vinagre se aplican para calmar el dolor de cabeza.
Hasta la próxima ¡Salud!
      

1306

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>