Archivos con la etiqueta: Mujer

12 de diciembre de 2012

Me gustaría dedicar esta entrada a todas aquellas personas que están en torno a una edad donde,  como dice el título de la entrada,  “La menopausia está llamando a su puerta”, y lo hago para evitar, en la medida de lo posible, los sustos que por desconocimiento se puedan producir.

Esta edad, aunque puede variar mucho,  suele oscilar entre los 45 y 55 años, siendo la edad media alrededor de los 50.

Antes que nada me gustaría aclarar dos términos.

Se llama menopausia al cese definitivo de la menstruación, es decir la fecha  del primer día de la última regla, que debe de ir confirmado por un periodo de ausencia de reglas de por lo menos un año.

Se llama climaterio al  periodo de tiempo alrededor de este momento durante el cual el organismo se va adaptando ala nueva situación.

 Durante este tiempo, o sea durante el climaterio,  la mujer va a sufrir una sería de alteraciones que es conveniente conocerlas.

 Una de las primeras alteraciones que se presenta, y en la que me gustaría concentrarme,  es el descontrol que hay en las reglas,  estas aparecen irregularmente, tanto en el tiempo, porque ya no respetan la periodicidad acostumbrada;  como en la cantidad. Pueden presentarse reglas escasas y reglas más copiosas;  de muy pocos días de duración, seguidas  de reglas de muchos días de duración,  a veces se  puede manchar ininterrumpidamente durante un mes o más.

Y es aquí cuando muchas mujeres se asustan pensando si tendrán algo malo, cuando en realidad no tienen porqué preocuparse porque es algo normal durante el climaterio.

No hay que olvidar que durante este periodo la mujer todavía puede quedarse embarazada.

El climaterio es un tiempo que da la naturaleza, para irse  adaptando con calma a la nueva situación. Para interiorizar que la menopausia no es una enfermedad sino una etapa natural en la vida de la mujer. Una etapa que no tiene que ser peor que la anterior, sino simple y sencillamente “distinta”.

 Viéndolo así, en positivo, seguro que todo se aceptará  mucho mejor.

Como siempre  recordar que  las visitas periódicas al ginecólogo para los controles rutinarios son una garantía de bienestar.  

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
26 de octubre de 2010

¡¡Claro que se puede hacer algo!!

Lo primero es tener muy claro que aunque en la menopausia cesan las reglas y las posibilidades de tener hijos, no por eso cesa la vida sexual de la mujer. Esta puede seguir siendo activa y gratificante.

Segundo si eres de las afortunadas que tiene un marido comprensivo, como el que comentaba en la primera entrega , todo será más fácil; pero si es un incomprensivo o te está empezando a infravalorar, tendrás que empezarte a valorar tú solita, y cuanto antes lo hagas mejor.
No eres menos que antes, y eso lo tienes que tener muy interiorizado. Sólo que tu cuerpo ha dejado de estar listo para las funciones reproductivas. Pero si lo analizas bien te darás cuanta que la naturaleza está muy bien diseñada: el embarazo, el parto y la crianza de un hijo requieren de mucha energía que con los años se va perdiendo ¿ te imaginas que una mujer pudiera tener siempre hijos? ¡Sería agotador! Hay un principio bíblico que lo resume muy bien : “Todo tiene su tiempo”

Tercero. Ante muchos de los síntomas de la menopausia hay remedios y hábitos de vida saludables que harán esta etapa más fácil.( No comentaré nada de la terapia hormonal sustitutiva porque sólo esta indicada en casos muy concretos). Pero siempre vendrá bien lo siguiente:
Mantén una correcta alimentación, ya no sólo para conservar tu peso en los límites adecuados (tan malo para esta época es estar gorda como muy delgada), sino también para regular los niveles de colesterol y las cifras de tensión arterial en los límites adecuados y disminuir así los riegos cardiovasculares. Incluye la soja y alimentos ricos en calcio en tus menús.
Haz ejercicio y si es al aire libre tomando la luminosidad solar mejor . El sedentarismo es un gran enemigo.
Abandona el tabaco, el alcohol, y las bebidas gaseadas; disminuye la ingesta de café.
Para paliar la sequedad vaginal usa lubricantes vaginales.
Mantén controles ginecológicos periódicos.

No te aísles en casa, ten una vida social activa y gratificante. Hay estudios que demuestran que tienen menos síntomas las mujeres que disponen de una actividad laboral gratificante, y que no han tenido como único punto de referencia y valía personal su casa y sus hijos.
Como ves la menopausia es toda una etapa para afrontar con realismo.
Hasta la próxima ¡Salud!

  0
20 de octubre de 2010

Hace unos días me invitaron a hablar sobre la menopausia en una emisora de radio.
Primero me hicieron una entrevista para comentar los aspectos puramente médicos y después había una tertulia en la que interveníamos varias personas.
Uno de los contertulios era el marido de una mujer que está atravesando esta etapa. Su intervención enriqueció mucho la charla, porque normalmente no se cuenta con ese punto de vista, y además daba gusto oírle por lo sensibilizado que estaba con el tema.
A micrófono cerrado me comentó que hay muchísimas mujeres que lo pasan muy mal, circunstancia que se agravaba por la gran incomprensión de sus maridos.
Y me dije a mi misma: este tema lo tengo que tratar en el blog, porque no me gustaría que ninguna de mis lectoras lo pasara tan mal.

Para empezar me gustaría hablar de los aspectos puramente médicos, posteriormente comentaré otras facetas relacionadas con ella.

La menopausia es la fecha de la última regla, que tiene que venir confirmada por un año de ausencia de menstruación.
Suele aparecer entorno a los 45 –55 años
Está causada porque los ovarios dejan de producir hormonas sexuales, principalmente estrógenos.
Esto ocasiona:
1. Cese en la ovulación, con la consiguiente imposibilidad de concebir hijos.
2. Cese en la menstruación

Los síntomas a corto plazo son:
§ Sofocos.
§ Atrofia y sequedad vaginal, que ocasiona “coitalgia” (dolor a la penetración)
§ Cambios en la vejiga y la uretra que se traducen en urgencia, incontinencia y mayor frecuencia al orinar.
§ Alteraciones en la piel con perdida de la elasticidad y tersura.

Los posibles síntomas a largo plazo y con consecuencias más graves son:
§ Pérdida de la masa ósea (osteoporosis), con el consiguiente riesgo de fracturas.
§ Cardiopatía isquémica: con la posibilidad de producirse angina de pecho o infarto de miocardio.

También hay otros síntomas más psicológicos como: Fatiga mental, perdida de
memoria, insomnio, pérdida de la libido, depresión, ansiedad……

Aunque todo esto es muy relativo y unas mujeres acusan mucho más los síntomas que otras.

Ante todo esto ¿Se puede hacer algo? ¡¡Claro que sí!! lo comentaré en otra entrega

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
20 de febrero de 2010

Todas conoceremos a alguna amiga que tenga cáncer de mama, ya que es el tumor más frecuente en mujeres. Esta lacra bien merece que le dediquemos una entrada, para hacer todo lo posible para prevenirla.

El tumor lo causa una alteración celular que hace que la carga genética de las células se altere y que estas se dividan más rápido y que no obedezcan las ordenes del organismo de detenerse en su crecimiento.
Pero al día de hoy no se conocen con exactitud las causas que lo provocan.

Entre los factores de riesgo de padecer un cáncer de mama se encuentran:
· Edad: entre los 50 y 70 años (la probabilidad de tenerlo aumenta con la edad, por debajo de los 40 es muy escaso)
· Tener un familiar directo de primer grado con cáncer de mama
· Tener un primer embarazo a una edad tardía, por encima de los 35 años.
· Menarquia precoz y menopausia tardía ( ya que se está más tiempo expuestas a los estrógenos)
· No tener hijos.
· Terapia hormonal sustitutiva con estrógenos de larga duración.
· Quistes benignos de mama.
· Obesidad en la posmenopausia.
· Una alimentación rica en grasas.

Hay estudios que muestran los efectos protectores de la lactancia materna.
Por otro lado, aunque no se dispone de estudios científicos que avalen lo siguiente, haríamos bien en evitar:
– El estrés
– Los sujetadores muy apretados y los desodorantes que cierren los poros, por la obstrucción al correcto funcionamiento del sistema linfático que suponen.

La detección precoz es clave para que pueda haber curación.
Porque la extensión de la enfermedad en el momento del diagnóstico, es lo que principalmente determina la supervivencia. Y cuanto antes se diagnostique mejor

Por eso desde aquí quiero animar a todas las mujeres que a partir de los 40 años se hagan una mamografía: cada uno o dos años en la década de los 40 y anual a partir de los 50. Porque es el método de elección para descubrir tumores en estadios precoces y poder ofrecer esperanza de curación ¡¡¡Vale la pena!!!

A continuación hay un video en el que se ve al personal de un hospital de Portland, Oregon, bailando al compás de la música. Sí consiguen un millón de visitas en Youtube, la compañía que fabrica los guantes rosas que salen en el video les dara una gran donación para luchar contra el cáncer de mama.

 Hasta la próxima ¡Salud!

  0
06 de febrero de 2010

Si has contestado afirmativamente a dos o más preguntas del cuestionario de la anterior entrega, lo lógico sería que:
· Acudieras a tu médico para que te pudiera hacer una densitometría, para ver la densidad real de tus huesos, y así establecer, si es necesario, el tratamiento adecuado.
· Camina durante un buen rato todos los días, ¡¡sin excusas!!
· Sal a la calle a tomar la luminosidad del sol, la necesitas para formar vitamina D, necesaria para la absorción del calcio, porque por mucho calcio que tomes si no tienes suficiente vitamina D, no podrás absorberlo correctamente.
· Realiza ejercicio físico de manera regular, por ejemplo media hora tres días a la semana, preferiblemente de carga y de extensión (evita las flexiones, no son convenientes)
· Duerme en una cama plana y firme, y con una almohada baja.
· Cada mañana cuando te levantes, hazlo con cuidado y después de levantarte, realiza ligeros estiramientos de brazos, piernas y tronco.
· Cuida tu dieta. Debes tomar alimentos ricos en calcio. Hazte con una lista y tenla en consideración. Si ya estás en la menopausia deberás aumentar la cantidad de calcio a ingerir.
· Evita el consumo de café, alcohol y de tabaco¡¡Son unos auténticos enemigos!!
· Se consciente de la postura corporal que adoptas en cada momento, por ejemplo al andar o al sentarte. Camina erguida y no encorvada.
· Evita los asientos blandos y que se hundan. Son mejores los rígidos. Adopta una postura correcta al sentarte en ellos: Con los pies en el suelo, y la espalda y el cuello rectos, reposando en el respaldo.
· Si es que necesitas levantar pesos, flexiona las rodillas pero no la espalda.

Recuerda que todo esto es para prevenir o detener una enfermedad de las llamadas silenciosas, que no dan síntomas hasta que debutan, por ejemplo, con una fractura de cadera, de vértebras o de muñecas, con los consiguientes problemas que esto ocasiona, por eso todo lo que se haga para combatirla redundará en nuestro beneficio, ¡valdrá la pena!

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
28 de enero de 2010

La verdad es que no es ninguna alegría ser candidata a esto, sería mejor ser candidata a los Premios Nobel o a cualquier cosa más alegre, pero puestas a prevenir mejor es estar avisadas para poder poner los remedios cuanto antes. De esto hablaremos en la siguiente entrega. En esta nos concentraremos en saber el riesgo que tenemos.
La osteoporosis, que es una pérdida de la masa ósea, en la que los huesos se vuelven más porosos y se fracturan con facilidad, también puede darse en hombres pero es mucho más frecuente en las mujeres, principalmente menopáusicas y de raza blanca.
¡¡¡Vamos allá!!!

1. ¿Tienes algún familiar que haya padecido osteoporosis?
2. ¿Pesas menos de 55 Kilos con un índice de masa corporal por debajo de 20 ?
3. ¿Has sido tratada con corticoides por largo tiempo por alguna enfermedad?
4. ¿Eres fumadora?
5. ¿Tomas bebidas alcohólicas de forma habitual?
6. ¿Te han extirpado los ovarios antes de los 50 años?
7. ¿Dejaste de tener la regla antes de los 45 años (menopausia precoz)?
8. ¿Tu dieta ha sido pobre en calcio (leche y derivados) desde la juventud?
9. ¿Has llevado una vida sedentaria?
10. ¿Estás mucho tiempo “enclaustrada” saliendo poco a tomar el sol?
11. ¿Has notado una disminución en tu estatura o encorvamiento de la espalda?
12. ¿Te duela la espalda habitualmente?
13. ¿Has tenido fracturas óseas de forma esporádica “por fragilidad”?

Responde a este sencillo cuestionario, si contestas afirmativamente a dos o más preguntas, puedes tener riego de padecer osteoporosis y no saberlo, por lo que no dudes en leer la siguiente entrega.

Hasta la próxima ¡¡Salud!!

  0
11 de septiembre de 2009

Cuando una mujer se queda embarazada sin desearlo, es uno de los trances más duros por los que se puede atravesar. En esos momentos lo único que se desea, es que esa criatura no exista, que desaparezca y que nadie se entere de nada.
En esos dificilísimos momentos, el aborto está ahí, ofreciéndose como la solución.
Y muchas mujeres optan por él.


Pero hay pocas cosas que minen más la salud de una mujer, que provocarse un aborto. Son muy pocas las veces que se habla de las secuelas de los abortos provocados, porque en una sociedad que opta por el aborto como solución a los embarazos no deseados, no conviene airear las posibles complicaciones.


Pero como toda intervención quirúrgica que es, tiene sus posibles complicaciones. Algunas de ellas son: sangrado uterino, perforación uterina. Infecciones: endometritis, salpingitis. Lesión en el cuello uterino. Dificultad para llevar a cabo con éxito embarazos posteriores.

Pero aparte de estas complicaciones físicas hay también posibles complicaciones psicológicas, no menos importantes.
Aumenta el riesgo de sufrir alteraciones en el estado de ánimo, tanto depresión como ansiedad, y también estrés generalizado, y malestar psicológico. Hay un sentimiento de pesar, de dolor, de frustración y de vacío difícil de explicar.
Para algunas mujeres es difícil de olvidar que su hijo tendría tanta edad, sobre todo si en el futuro desean un hijo y no lo pueden tener.

En estos momentos el aborto ha dejado de ser la solución para convertirse en el problema.
También puede haber un sentimiento de culpabilidad con el que no se sabe qué hacer, ni a quién acudir porque de esto no está bien hablar en la sociedad actual.

Y es precisamente aquí, donde me gustaría dejar una palabra de esperanza, porque que hay alguien a quien acudir con este sentimiento de culpa. Es a Dios, el único que puede tratar esto. Jesús dijo una vez: “al que venga a mí no le echaré fuera”, y lo sigue diciendo hoy en día a toda aquella persona que quiera acudir a él con este problema.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0