Archivos con la etiqueta: Medicina

24 de julio de 2010

Me gustaría dedicar esta entrega a todas aquella personas que conozco que padecen estas patologías, y en especial a la persona que me ha sugerido que hablara sobre ello.

El tema es tan amplio que sobrepasa con creces este pequeño espacio, pero vayan estos post como una carta abierta de comprensión y de ánimo para todas ellas.

Antes que nada me gustaría hacer una diferenciación muy sencilla entre ambos procesos.
Hablamos de vértigo cuando entre otros síntomas hay sensación de giro, que puede ser del propio cuerpo o de los objetos que nos rodean.
Esta sensación es muy agobiante, porque ¿dónde agarrarse si todo a nuestro alrededor está girando?
Por eso se comprende que la crisis de vértigo sea una de las experiencias más desagradables que podamos experimentar.
El vértigo es un síntoma de alteración del sistema vestibular.
Bien en su parte periférica: El laberinto situado en el oído interno, encargado precisamente del control del equilibrio, o en la rama vestibular del nervio auditivo.
Bien en su parte central: formada por las conexiones de estos con el cerebelo.
Por eso estas patologías deben ser estudiadas por un otorrinolaringólogo o por un neurólogo. Serán ellos los que esclarezcan la causa del vértigo y pongan el oportuno tratamiento.
Me gustaría comentar sólo una de las posibles causas de vértigo.
El vértigo posicional paroxístico benigno. Que consiste en una crisis de inicio súbito que aparece típicamente pocos segundos después de un cambio posicional de la cabeza, por ejemplo al levantarse o al girar la cabeza en la cama. Generalmente se da en adultos sanos. La duración es muy breve y el pronóstico es benigno desapareciendo espontáneamente en el 90% de los casos en el plazo de seis meses.
Asusta mucho, pero lo que hay que hacer en estos casos es recostarse con los ojos cerrados y la cabeza en la posición que encontremos más cómoda, sin moverse para nada hasta que no pase la crisis, después incorporarse con movimientos muy suaves.

Como veis el tema da para mucho por lo que hablaré de los mareos en una siguiente entrega.
Hasta la próxima ¡Salud

  0
19 de julio de 2010

El otro día hablando con una amiga a la que le gustan mucho los boquerones en vinagre le dije: “Cuidado con el anisakis”. Y ella me dijo: “¿Qué anisakis?”
Así que para que todos podamos conocerle mejor es por lo que hago esta entrega, dedicándosela con mucho cariño a mi amiga.

El anisakis es un parásito que se encuentra en los peces y cefalópodos (calamar, pulpo) Aunque su destino final son los grandes mamíferos marinos, el hombre entra en contacto con él al comer pescado crudo o poco hecho que está contaminado con sus larvas. Estas tienen forma de hilo blanquecino de unos 3 cm de longitud y menos de 1 mm de diámetro.

Los síntomas que produce la anisakiasis son de dos tipos:
Digestivos: con dolor abdominal, acompañado o no de vómitos y diarreas.
El tratamiento, si es que la larva no se desprende espontáneamente, se basa en su extracción mediante endoscopia digestiva. Pudiendo incluso ser necesaria la cirugía para los casos de obstrucción, perforación o peritonitis.
Alérgicos: con urticaria aguda generalizada, acompañada o no de abones.
Pudiéndose llegar a veces al shock anafiláctico.
El tratamiento es: antihistamínicos, corticoides, o adrenalina, según se precise.
– En ocasiones un cuadro mixto de síntomas alérgicos y abdominales.

Son platos de riesgo todos aquellos pescados que se consuman en crudo o poco cocinados, algunos ejemplos:
Los riquísimos boquerones en vinagre que tanto gustan a mi amiga ¡y a mí!
Los ahumados en frío.
Los salados y escabechados.
Los marinados.
Los hechos a la plancha o con microondas.
El sushi y el shashimi.
El ceviche.
El lomi-lomi.

Tres son las medidas fundamentales que podemos tomar para protegernos del anisakis:
1. Lavar muy bien el pescado principalmente la cavidad abdominal quitando todas sus vísceras.
Para destruir las larvas hay dos maneras:
2. Asegurarnos de cocinar bien el pescado, horneándolo, cociéndolo o friéndolo, a 60ºC. por lo menos durante 10 minutos.
3. Congelar previamente, a una temperatura igual o inferior a menos 20 º C. durante al menos 24 horas, todo pescado que vaya a ser consumido en crudo o insuficientemente cocinado.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
10 de mayo de 2010

Entre las muchas aplicaciones de la arcilla me gustaría hablar hoy de una que considero recomendable y probada.
Se trata del uso externo de la arcilla en procesos tales como: golpes, contusiones, esguinces y otros parecidos en los que hay un componente inflamatorio.

La arcilla tiene la capacidad de absorber calor y de refrescar, además también tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Y de todas ellas es de las que nos vamos a servir para que nos sea de ayuda en los asuntos antes citados.

En estos casos utilizaremos arcilla roja o verde, y las usaremos en aplicación exterior, en forma de cataplasma.

La preparación es muy sencilla:
En un recipiente de vidrio o porcelana (nunca de metal o de plástico) pondremos un poco de arcilla a la que añadiremos poco a poco agua, removiendo con una espátula de madera hasta obtener una mezcla de la consistencia deseada, ni muy líquida ni muy compacta.

La aplicaremos sobre la zona a tratar y sobre ella extenderemos, para taparla, un paño de tejido natural: algodón, hilo, etc., (no utilizar tejidos artificiales). El paño utilizado se puede lavar y usar de nuevo.
La dejaremos actuar alrededor de dos horas y después lavaremos la zona con abundante agua tibia.
Lo que yo recomiendo es que se elijan las dos horas previas a irse a la cama por la noche, para que así se ayude por partida doble, pues una vez que hemos dejado actuar a la arcilla, vamos a reforzar la curación con el reposo nocturno.
No se recomienda interrumpir las aplicaciones hasta que el proceso no esté curado.
Como veis es una forma muy natural de producir alivio.

Hasta la próxima ¡Salud!

  1
15 de marzo de 2010

Si no eres capaz de superar con éxito la prueba de la manzana y al morderla dejas rastros de sangra en ella, es que tus encías se están quejando, avisándote que tienes una gingivitis.

¿Cómo empieza este proceso?
Al comer quedan en nuestra boca restos de alimentos, si estos no son debidamente eliminados mediante un buen cepillado dental, servirán de “comida” a las diferentes bacterias que viven en la boca. Estas bacterias, crecidas en número, por la alimentación que sin querer les proporcionamos, formarán la placa bacteriana, una película incolora que se deposita sobre la superficie dental e irrita las encías, haciéndolas sangrar con facilidad.

Si esto sigue progresando causará una periodontitis, dolencia que puede acarrear la pérdida de los dientes.
Como no queremos llegar a este punto¿ qué podemos hacer para prevenir o curar la gingivitis?

– Lo primero que tenemos que hacer es una buena limpieza cada vez que comamos, aunque sea un simple picoteo entre horas.
Como cada grupo de dientes necesita sus movimientos peculiares de cepillado,
hazte con una guía de esto y síguela. No olvides limpiarte también la lengua.
– El cepillado debe durar dos minutos. Te aconsejo que te busques un reloj de arena de los de plástico, de dos minutos de duración, y te guíes por él,
¡¡ Te sorprenderás de lo mucho que duran dos minutos!! También para los pequeños será útil y divertido.
– Limpia entre dientes usando la seda dental o el cepillo interdental, este último para los dientes que están más separados.
– Utiliza un enjuague bucal específico principalmente por las noches.
– Renueva tu cepillo cada tres meses. No ahorres en cepillos, cómpratelos buenos.
– Utiliza un buen dentífrico.
– Si fumabas deja de fumar.

Si con estas medidas tus encías siguen sangrando deberás hacer una visita a tu dentista, quizás es que la placa bacteriana se ha calcificado convirtiéndose en sarro y esto sólo se elimina con una limpieza de boca profesional.

No dejes que tus encías se sigan quejando, préstalas atención, tu salud se fortalecerá.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
08 de marzo de 2010

Muchas personas son estreñidas, este es un mal muy relacionado con el estilo de vida actual.
Se entiende por estreñimiento la emisión infrecuente, inferior a 3 veces por semana, de heces duras y secas, a veces en forma de bolas.
Así que no pienses que si no haces de vientre todos los días eres estreñida, ya ves que hay una variación más amplia, dentro de la normalidad.

Hay un estreñimiento orgánico, causado por una patología concreta del que no voy a hablar aquí.
Hay un estreñimiento transitorio que se debe a alteraciones de nuestro ritmo de vida habitual como son: los viajes, un encamamiento prolongado, el postoperatorio o el posparto. En estos casos sólo hay que dar tiempo al tiempo pues desaparece al desaparecer la causa que lo motivó.
El estreñimiento crónico o funcional: es el gran problema. Algunas personas no sienten ningún otro síntoma, mientras que otras presentan trastornos asociados como: meteorismo, flatulencia, dolor abdominal difuso, anorexia, cansancio y cefaleas.
Las causas más frecuentes son:
– Una alimentación pobre en residuos.
– La toma de poca agua.
– Excesivo sedentarismo.
– Inhibición del deseo de defecación
– Abuso de laxantes.

Considerando con calma estas causas tendremos el tratamiento:
– Una alimentación rica en residuos: verduras, frutas con piel, ciruelas, dátiles, miel, aceite de oliva, alimentos integrales, pan integral en donde se conserva el salvado- laxante natural por excelencia-
– La ingesta de al menos dos litros de líquido al día, ¡agua incluida!
– Actividad física: si queremos que nuestro intestino se mueva, debemos mover nuestro cuerpo. El sedentarismo implica también sedentarismo intestinal.
– Reeducar nuestros hábitos de defecación: (No inhibir el deseo cuando este se presenta, porque a base de inhibirlo terminamos por anularlo) El mejor momento para hacer de vientre es de 15 a 60 minutos después del desayuno.
– La reeducación intestinal puede implicar la disminución progresiva de la dosis del laxante habitual para lograr la retirada definitiva en 3-4 semanas.
– La mejor postura para defecar es en cuclillas, como lo harías en el campo.

Tómatelo con calma, ¡necesitarás un plazo de 2-3 meses! Pero al final querer será poder.
Hasta la próxima ¡Salud!

  0
18 de enero de 2010

Si te estás planteando dejar de fumar, como comenté en la entrada anterior, una buena inyección de ánimo va a ser tener claro los múltiples beneficios que esta decisión te va a deparar. Aquí van sólo unos pocos, hay muchísimos más que tú mismo puedes añadir de tu propia experiencia.

· Mejora la salud y la calidad de vida.
· Aumenta la esperanza de vida.
· Disminuye el riesgo de cáncer de: pulmón, laringe, cavidad bucal, esófago, páncreas, vejiga, y cuello uterino.
· Reduce el riesgo de muerte por causa cardiovascular: infarto y cardiopatía isquémica.
· Reduce el riesgo de enfermedad arterial oclusiva periférica.
· Desaparecerá la tos.
· Padecerás menos catarros y resfriados.
· Recuperarás el gusto y el olfato.
· Desaparecerá el mal aliento de la boca.
· Disminuirán los dolores de cabeza.
· Te cansarás menos al subir las escaleras o al andar. El rendimiento físico en el deporte mejorará.
· Mejorarán las relaciones sexuales.
· Mejorará el aspecto de tu piel y se retardará la aparición de arrugas.
· Desaparecerá el color amarillento de tus dedos y uñas.
· Se reduce el riesgo de úlcera gastroduodenal.
· Mejorará la salud de los que te rodean al no exponerlos al humo del tabaco.
· Si estás embarazada tu hijo nacerá de mayor tamaño.
· Desaparece uno de los factores de riesgo de la osteoporosis.
· Tu casa, tus ropas y las de tus amigos cuando van a verte no olerán mal.
· Ahorrarás mucho dinero, que podrás destinar a otros fines.
· Serás un ejemplo muy positivo para todos aquellos que te rodean.
· Recuperarás la libertad de la nicotina.
· Aumentará tu autoestima: Has luchado y lo has conseguido ¡¡¡ Felicidades!!!

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
15 de octubre de 2009

Ahora que han empezado de nuevo los colegios, empieza también un problema que viene de muy antiguo: “los piojos de la cabeza” (Pediculus Capitis)
Parece mentira que la ciencia no sea capaz de terminar con este problema, que sin ser grave, aparece año tras año y complica la vida a tantas familias.
Se da en colegios o en otras instituciones donde convivan juntos niños pequeños.

El síntoma principal de esta afección es el gran picor que impulsa a rascarse la cabeza.

No deben utilizarse productos con fines “preventivos”, porque aumentan las resistencias haciendo más difícil el problema.
La mejor arma realmente preventiva que tenemos es revisar frecuentemente la cabeza
de los niños
(sobre todo detrás de las orejas y la nuca), esto lo podemos hacer como costumbre siempre que lavemos la cabeza de nuestros hijos, y lo que buscaremos es
el piojo o la liendre (que son sus huevos). La liendre se parece mucho a la caspa, pero se diferencia de esta en que está firmemente adherida al pelo, generalmente cerca de la raíz del mismo.

Si en una de estas revisiones encontramos que nuestros niños tienen piojos, entonces es el momento de empezar con el tratamiento pediculicida.
Se empapará el cabello, sin lavar, con una loción a base de permetrinas siguiendo las instrucciones del producto.
Posteriormente se lavará el pelo, y se secará con una toalla y no con secador porque inactivaría el producto.
Una vez lavado el pelo se inspeccionará, con mucha paciencia, el cabello y se quitarán las liendres con la mano o con una lendrera.

La ropa de cama, toallas, cepillos y peines deberán lavarse con agua caliente y jabón. Los objetos que no puedan lavarse se meterán en bolsas cerradas de plástico por unos 15 días.
Se recomienda no compartir objetos que tengan contacto con el pelo.
Hay que revisar a todos los que conviven en casa con el niño parasitado, incluidos los adultos, y poner tratamiento a todos aquellos que lo precisen.

Por suerte este problema desaparece cuando los niños alcanzan aproximadamente los 12 años de edad.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
08 de octubre de 2009

Ahora que llega el otoño no sólo vemos caer las hojas de los árboles, sino también el pelo de nuestras cabezas, lo que ocasiona gran preocupación, aunque esto se considera un fenómeno normal.
Es bueno saber que tenemos del orden de los 100.000 – 150.000 cabellos (las pelirrojas menos, las rubias más), y que es normal que se nos caigan al día entre 30 y 60 pelos.
Su ciclo vital es muy curioso.
Hay una fase de crecimiento o anagén:
En la que se encuentra el 80% del cabello. Dura unos 3 años. En ella el pelo está fuertemente adherido a su folículo, el metabolismo es muy activo, siendo muy sensible a los daños nutricionales y a los cambios químicos.
Después está la fase de transición o catagén:
Que suele durar unos 15 días.
Y por último está la fase de reposo o telógen:
En la que se encuentra el 15% de los cabellos y dura unos 3 meses.
En ella el pelo entra en un periodo de descanso, dejando de crecer para siempre, quedando suelto dentro del folículo y desprendiéndose por sí solo.
Una vez concluye esta fase empieza nuevamente el ciclo formándose nuevo pelo.
Hay que decir que cada cabello es independiente y está en una fase diferente del ciclo, esto implica un diseño buenísimo porque si todos estuvieran en la misma fase, nos quedaríamos calvas periódicamente.

Últimamente hay algo que nos preocupa a los médicos y es que:
las dietas de adelgazamiento mal planificadas,
y el estrés tan grande en el que se vive,

están provocando una mayor caída del pelo en las mujeres adultas y jóvenes,
e incluso ¡¡¡en niños pequeños!!!. Esto es algo que nos debería hacer reflexionar.

Ante toda caída de pelo desproporcionada, se debe acudir al DERMATÓLOGO,
quien haciendo una historia clínica, averiguará la causa de esa caída y pondrá el tratamiento adecuado.
No debemos de hacer caso de “los productos milagros”, que no sólo no frenarán la caída de nuestro pelo, sino que acelerarán la perdida de nuestro dinero.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
05 de septiembre de 2009

Últimamente me estoy encontrando con varias personas que sufren de esta afección, y dado que es más frecuente de lo que parece me gustaría dedicarles esta entrega.
Las cándidas son hongos levaduriformes.
Son un buen ejemplo de agentes patógenos facultativos u oportunísticos. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que en las personas sanas se encuentran como parásitos no patógenos, viviendo en el interior de sus mucosas (en el intestino, boca, vagina), pero que cuando la oportunidad les es propicia, se convierten en patógenos, causando diferentes enfermedades llamadas candidiasis.
¿Cuáles son algunas de las circunstancias que rompen la convivencia pacífica entre huésped y parásito?

· Tratamientos con antibióticos de amplio espectro
· Diabetes
· Tratamientos con anovulatorios
· Embarazo
· Menopausia
· Maceración cutánea por humedad en los plieges
· Una alimentación desequilibrada

Ante una candidiasis se debe acudir al médico, quien recetará los medicamentos adecuados.
Pero dado que esta dolencia en muy rebelde de curar, ¿hay algo más que podamos hacer para fortalecer nuestra salud y luchar eficazmente contra la cándida?
¡¡¡Pues sí, sí que lo hay!!!
Si se trata de lactantes la mejor arma es alimentarles con lactancia materna.
En el resto de las personas es seguir una dieta adecuada, eliminando los alimentos de los que se nutre la cándida.
Sin querer ser exhaustiva, ya que la dieta deberá estar pautada por tú médico, he aquí algunos de los alimentos a evitar:
· En primer lugar “el azúcar” en todas sus formas y presentaciones y en todos los preparados en los que se encuentre, por ejemplo: Dulces, chocolates, etc. Como medida preventiva sería bueno recordar el aforismo: “ La cándida se alimenta de azúcar”
· Otros edulcorantes, tanto naturales como artificiales.
· Alcohol
· Harina blanca y arroz sin cascarilla (Utilizar las presentaciones integrales)
· Vinagres y encurtidos
· Otros alimentos fermentados como: salsa de soja, miso, choucroute, té negro…
· Alimentos elaborados con levaduras
· Productos lácteos (Excepto el yogur que restablece la microbiota intestinal)
El objetivo es ponérselo difícil a la cándida y recuperar el equilibrio perdido.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
28 de agosto de 2009

Ya que conocemos algo más a estos “huéspedes no deseados” de nuestras casas, ahora vamos a ver qué podemos hacer para disminuir su presencia en las mismas.

La eliminación completa de los ácaros es imposible, por lo que por lo que no nos debemos obsesionar al respecto, pero si puede lograrse una reducción significativa de los mismos, con una estrategia integrada, que incluye las siguientes medidas:

· Evitar al máximo posible la presencia de: Alfombras, cojines, sillas tapizadas, cabeceros de cama tapizados, muñecos de peluche.
· Cabe hacer una mención aparte de las moquetas: Sé el placer que representa poder andar descalzo sobre una mullida moqueta, pero su gran extensión y la dificultad que representa su limpieza, la convierte en una de las mayores despensas para los ácaros y a la larga en un gran acúmulo de polvo, por lo que si deseamos tener una casa saludable las moquetas deberían estar excluidas del mobiliario.
· Utilizar fundas oclusivas con cremalleras para colchones y almohadas.
· Lavar la ropa de cama semanalmente en agua caliente a temperatura superior a los 55 º C (de esta manera se eliminan los ácaros y los alergenos)
· Colocar los objetos pequeños que acumulan polvo en armarios cerrados o en cajones.
· Procura no acumular cosas innecesarias, (ver entrega ¿De verdad necesitamos tanto?)
· Coloca la ropa en armarios cerrados.
· Utiliza cortinas lavables.
· Ventilar la casa lo más posible.
· Limpiar sin levantar polvo, por ejemplo usando un trapo húmedo.
· Evitar pisos con sótanos ( los dormitorios nunca estarán en ellos, sino en los pisos altos)
· Asegurarse que los filtros del aire acondicionado están limpios.
· La persona que tiene la alergia no debería hacer las actividades de limpieza de la casa que generen polvo, si esto no es posible, lo que se recomienda es el uso de mascarillas protectoras.

El seguimiento de estas medidas no sólo será útil para los que están sensibilizados a los ácaros sino para todos.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0