Archivos con la etiqueta: envejeciemiento

19 de marzo de 2012

Me gustaría hablaros hoy de la vitamina D como unos de los mejores “antiedad” que podemos encontrar.

La vitamina D natural ” el colecalciferol” la podemos obtener de los alimentos: está  por ejemplo en los peces y en los productos lácteos, pero su presencia en la dieta no es esencial, ya que, y esto es lo más interesante, la podemos sintetizar si exponemos nuestra piel a una cantidad suficiente de luz solar.

Es esencial para la formación normal del esqueleto y para el mantenimiento de unos niveles aceptables de calcio en el organismo.

Su falta ocasiona, en los niños,  el raquitismo; y en los adultos,  la osteomalacia.

Pero sus efectos no se limitan a estas acciones, se ha visto que también previene las siguientes patologías:

 accidentes cerebro vasculares

 hipertensión arterial

 diabetes tipo II

 infarto agudo de miocardio

 síndrome metabóloico

 demencia, por ejemplo  tipo Alzheimer

enfermedad de Parkinson

 cáncer colorectal,  de mama y  de próstata

 degeneración macular de la retina

 periodontitis 

 También previene el riesgo de fracturas óseas y el riesgo de caídas y aumenta la fuerza muscular 

Como podemos ver sus acciones son muy amplias y benefactoras.

Se ha visto que  la mayoría de los ancianos que salen poco a la calle tiene déficit de vitamina D, por lo que lo correcto sería darles suplementos diarios de vitamina D a las dosis adecuadas.

Pero ¿Qué pasa con nosotras que no somos ancianas, por lo menos no todavía? ¿ Qué podemos hacer para beneficiarnos de sus efectos?

El hecho de que la podamos sintetizar en nuestra piel al exponernos a las radiaciones ultravioletas de la luz solar,  nos abre todo un mundo de posibilidades. Podemos hacer del sol nuestro aliado.

Deberíamos priorizar el apartar todos los días un rato para salir a tomar el sol. Media hora al día con  cara y  manos descubiertas es suficiente.  Y si además,  al salir nos proponemos ir andando a paso ligero,  potenciamos sus efectos. Y si en vez de salir solas lo hacemos en una compañía agradable ¿Qué más podemos pedir?

 Buenos os dejo que hace un día precioso y me voy a pasear.

Hasta la próxima ¡Salud!

  1
06 de marzo de 2012

Últimamente me estoy dando cuenta del valor de la esperanza. Así que cuando leí este artículo y vi que en él se relacionaba la esperanza  con la salud mental me dió que pensar.

 En el libro “¿Se puede prevenir el envejecimiento del cerebro?” ( Alianza Ensayo, Mayo 2010), su autor, el Dr. Francisco Mora,  dice que SÍ se puede prevenir el envejecimiento cerebral, pero siempre que sigamos determinado estilo de vida. En concreto él propone 12 claves. 

Aquí os las dejo porque creo que son de muchísima utilidad.

1. Comer menos y de modo saludable.

2. Hacer ejercicio físico aeróbico con regularidad.

3. Ejercitar la mente todos los días. Él propone que aprender un nuevo idioma, es un excelente estímulo cerebral, sobre todo si se superan los 40 años,  porque lo que el cerebro requiere son nuevos desafíos como el aprender y el memorizar. Con lo difícil que resulta con los años, pero se ve que es necesario.

4. Viajar mucho.

5. No vivir solo. El aislamiento social es nefasto para envejecer con éxito

6. Adaptarse a los cambios sociales. Esto prueba día a día nuestra elasticidad mental

7. Procurar no vivir con estrés y con desesperanza.

Y aquí está el valor de la esperanza, pero añado yo,  que deberá ser una esperanza basada en cosas sólidas y no en falacias;  y viene a mi mente el cuento de “los tres cerditos” para ilustrar lo que quiero decir, y de verdad que no encuentro nada más sólido que la figura del Señor  Jesús: su vida, su obra y su resurrección, como colofón que da credibilidad a todo lo demás. 

8. No fumar.

9. Disfrutar de un sueño placentero “solo con la luz del cielo” sin luz artificial. Para que se pueda secretar   la melatonina y pueda ejercer sus múltiples acciones beneficiosas.

 10. Evitar el “apagón” emocional que supone la jubilación para muchas personas.

11. Dar sentido a la vida con agradecimiento.

12. Alcanzar la felicidad de las pequeñas cosas.

Yo añadiría una clave más, 13. Revisiones médicas periódicas para control de: la tensión arterial, glucemia, colesterol, y prevención del cáncer.

Son trece retos, trece campos en los que podemos ejercitarnos, no importa cuán jóvenes o mayores  seamos. La recompensa será  grande

Hasta la próxima ¡Salud!

  8