Archivos con la etiqueta: Adelgazar

11 de enero de 2011

Hola soy Rosa. La autora de este blog me ha invitado a contar mi experiencia, y yo con mucho gusto he aceptado por si puede ser de ayuda a alguien.
He estado muy obesa, de joven no era así, pero poco a poco fui cogiendo kilos, hasta estar realmente gorda.
En todos estos años, en mi afán de adelgazar, he hecho de todo, hasta que hace dos años, y gracias a la doctora, he aprendido a comer, y a incorporar unos hábitos de vida saludables, que buena falta me hacía, y poco a poco he ido perdiendo esos kilos de más. Todavía no me lo puedo creer, pero es verdad y aquí estoy, que parezco otra persona.

Cuando leí la anterior entrega, me sentí completamente identificada con los puntos que se mencionaban, y es que yo fallaba en todos.

Empezaré por el primero, el de no desayunar.

Lo del desayuno era terrible, sabía que era bueno desayunar, pero es que realmente no tenía tiempo.
Como me acostaba tardísimo me levantaba también tardísimo, y claro como tenía que salir corriendo para el trabajo, me tomaba deprisa un café y nada más.

La primera vez que fui a la consulta de la doctora y entre otras cosas me dijo que
algo importante para adelgazar era acostarme temprano, yo la miré incrédula y pensaba ¿qué tendrá que ver la hora en la que yo me acueste con adelgazar? pero luego cuando me lo explicó tenía su lógica.
Si me acostaba temprano, a la mañana siguiente a la hora de levantarme, tendría menos sueño y podría desayunar mejor.
Como estaba decidida a hacer todo lo que me mandara, porque esta vez ya iba en serio, empecé con este cambio.
Puse un poco en orden mi tiempo nocturno, me fijé un tiempo concreto para navegar por Internet, que era en lo que se me iban las horas, y me acosté a una hora mucho más razonable, y empecé a ver que por las mañanas me costaba menos levantarme y tenía mucho menos sueño.
También tenía tiempo para prepararme los desayunos que ponían en la dieta, ahora hacía un buen desayuno: mi vasito de café con leche, mi rebanada de pan, o mis cereales y mi pieza de fruta. ¡Esta es otra! ¿Fruta para desayunar? yo nunca había tomado antes fruta en el desayuno, pero es alucinante, ahora la como y me gusta, sobre todo los días que tomo algunas de esas frutas exóticas que saben buenísimas.
Y ¿Sabéis? Desde que desayuno bien ya no tengo ese hambre atroz que antes tenía durante toda la mañana, ¡qué no podía pensar en otra cosa que no fuera en comer! Pero bueno eso os lo cuento otro día.

Saludos, Rosa

  0
04 de enero de 2011

Si eres de las que estás cansada de estar más gorda de lo que deseas.
Si eres de las que estás harta de que la gente te lo diga con indirectas (o con directas)
Si eres de las que al ver fotos de hace unos años añoras ese tipo que hoy está perdido.
Este es un buen momento para replanteártelo y ponerte manos a la obra.
La buena noticia es que tú puedes adelgazar, otras personas a lo largo de todo el mundo lo han logrado, ¿por qué no vas a lograrlo tú también? ¡¡Querer es poder!!
No te digo que no te vaya a costar nada, porque eso no es cierto, sólo te digo que
es posible.
1.- Tendrás que reflexionar el porqué has llegado a pesar lo que pesas.
2.- Tendrás que introducir la actividad física en tu vida (andar media hora al día a paso ligero, hacer deporte. etc., etc.)
3.- Tendrás que analizar tus hábitos alimentarios y ver cuales son los incorrectos, y cambiarlos por otros adecuados:
Quizás eres de las que:
· no desayunas
· te saltas algunas comidas
· picas entre horas
· comes todo lo que sobra por no tirar nada a al basura
· almacenas muchos alimentos en casa y además de los más calóricos
· comes muchos alimentos de alta densidad energética y pocas frutas y verduras
· has hecho con anterioridad dietas “milagro” y ahora de rebote has engordado más
· tienes una vida muy sedentaria
· ……………………………..

En fin, sea cual sea tu caso siempre hay esperanza.
No importa que lo hayas intentado más veces en el pasado, también tú puedes volver
a darte otra oportunidad, como se la darías a los demás, el caso es saber que debes adelgazar y estar dispuesta a introducir y a mantener unos buenos hábitos.

Un consejo: no lo intentes sola, ponte en manos de un buen profesional que te acompañe en todo el proceso.

Tu salud, tu imagen, tu vida social y laboral, y la percepción que tienes de ti misma mejorarán. ¿Por qué no proponérselo para este año que empieza?

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
20 de mayo de 2010
¡Ya está aquí!
El otro día lo leía en un periódico. En el parque las mujeres estaban hablando de los kilos que habían perdido rápidamente con una dieta en la que no comían nada de un nutriente determinado Y en el buzón de mi casa una revista anunciaba los bikinis del verano.
Definitivamente la fiebre de la operación bikini ya está desplegando sus garras y lo malo es que muchas personas van a caer en ellas.
Está muy bien que queramos lucir silueta, esto es un buen deseo no sólo para el verano sino para todo el año, pero lo que no está bien es que sea a costa de nuestra salud.
Hablando en términos deportivos no se trata de una carrera de pocos metros sino de una maratón, que viene a durar toda la vida, y para algunas personas con más constancia que para otras. Pero en toda labor hay fruto y en esta también.

Se trata de comer saludablemente en todas las épocas del año, y por supuesto en esta también .
Una dieta equilibrada debe contener todos los nutrientes que necesita nuestro organismo, y esto con dietas hipocalóricas por debajo de las 1500 calorías no se garantiza.
La distribución correcta será:
– 50-55% de carbohidratos,
– 30-35% de grasas
– 10-15 % de proteínas.

Se puede comer de todo, sólo que ajustando las calorías a nuestras necesidades.
No se trata de quitar nutrientes de nuestra dieta, se trata de quitar calorías innecesarias de nuestro plato.
Las dietas desequilibradas llámense “———–” y aquí podéis introducir cualquiera de las muchas que hay, y no pongo nombres para no olvidarme de ninguna, lo que van a hacer, como mínimo, es desequilibrarnos físicamente y quién sabe si también psicológicamente.
Podremos perder peso rápidamente como prometen, para estar listos para este verano, pero ¿qué será de nosotros a la vuelta de las vacaciones?, ¿Volveremos otra vez a lo mismo para que a la próxima primavera nos tengan de nuevo como sus clientes?
Desde luego que se puede lucir bikini, pero no a costa de hacerse el harakiri.

Hasta la próxima ¡salud!

 

  2