27 de julio de 2013

Lo prometido es deuda, y como en la anterior entrada os dije que os hablaría del humus y del falafel aquí estoy para cumplirlo.

Pero para que disfrutemos plenamente de ellos deciros que el garbanzo es un alimento casi completo.

 Es una buena fuente de proteínas, contiene todos los aminoácidos esenciales y no esenciales a excepción de la metionina, pero esta deficiencia se suple consumiendo conjuntamente cereales como el trigo y el arroz. También es una buena fuente de hidratos de carbono, siendo el almidón el más importante.

 Es pobre en grasas pero estas son de alto valor biológico al ser mono y poli insaturadas.

Es rico en vitaminas del grupo B y folatos, también es rico en hierro y en cinc. Reduce el colesterol evita el estreñimiento y fortalece el sistema nervioso.

Los garbanzos son los componentes principales de platos tan famosos como los cocidos y adafinas, y de los riquísimos falafel y humus, que al elaborarse casi en frío son muy cómodos de preparar.

 Para todos ellos deberemos ponerlos la noche anterior en remojo con agua tibia, posteriormente después de lavados y escurridos procedemos a su elaboración.

No tengo espacio suficiente para daros detalladamente las dos recetas, pero eso no es problema porque las encontraréis fácilmente.

 El falafel son unas bolitas hechas de una mezcla de garbanzo, trigo, pan, al que se le añade entre otros: ajo, perejil, cilantro, pimentón, cominos, pimienta, sal…

Todo esto se pasa por una picadora y después de dejarlo reposar para que tome sabor, se elaboran unas bolitas de unos tres centímetros de diámetros que se fríen en aceite de oliva.

 Este plato se consume con pan de pita en el que se introducen las bolitas, junto con trocitos de lechuga, pepino, tomate, etc. Suele gustar mucho a los pequeños de la casa, ¡y más si les dejamos hacer a ellos las bolitas!

 El humus también llamado paté de garbanzos, se prepara cociendo previamente los garbanzos y después pasándolos por una batidora (necesitarás agregar un poco del líquido de la cocción para que quede de la consistencia deseada), también se añade tajina (hecha a base de semillas de sésamo), y después como si de una ensalada se tratase se aliña con: aceite de oliva, jugo de limón, perejil, pimentón, pimienta, ajo y sal.

Todo esto se mezcla bien y ya está listo para esparcir en una rebanada de pan. ¡¡¡El sabor es exquisito!!!

 ¡Qué ustedes lo disfruten!

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
10 de julio de 2013

En verano apetece comer cosas fresquitas, así que muchas personas destierran de su cocina veraniega las legumbres por considerarlas un plato típico de los meses fríos. Y aunque esto es cierto, también es verdad que las legumbres, pueden ser un plato muy recomendable para los días de calor.

Antes de nada decir que legumbre es todo fruto o semilla de las plantas que se desarrollan dentro de vainas. Así en este grupo están: las alubias o judías secas, lentejas, garbanzos, guisantes, habas, soja, etc.

¿Qué hacer en los días de calor si queremos seguir consumiéndolas?

 Lo primero que podemos hacer es prepararlas de tal manera que no aporten tantas calorías, esto se consigue fácilmente elaborando recetas en las que no intervengas los ingredientes del cerdo, que aportan mucha grasa. En su lugar podemos poner diferentes verduras, por ejemplo: zanahorias, pimientos, calabacín, etc.

 Otra cosa es el comer estos guisos cuando estén templados, y no en caliente, como se hacía en invierno.

 Las legumbres también admiten perfectamente las recetas en frío, como son las ensaladas. Podemos hacer todo tipo de ensaladas: de lentejas, de judías, de garbanzos, etc. Para esto lo único que tenemos que hacer es previo remojo la noche anterior, (que lo requieren todas salvo las lentejas, que con unos minutos es suficiente), las coceremos y después de dejarlas enfriar procederemos a elaborar con ellas unas sabrosas ensaladas, en donde los ingredientes pueden ser tan variados como nuestra imaginación. Posteriormente procederemos aliñarlas con especies aromáticas, sal vinagre y aceite de oliva. El sabor está garantizado, y el disfrute en su elaboración también, porque son platos fáciles que nos dejan campo abierto a la creatividad.

Las legumbres son una fuente de proteínas de alto valor biológico, si tememos la previsión de consumirlas junto a hidratos de carbono, como por ejemplo el arroz, maíz, o mismamente el pan. Esto es debido a que las legumbres son pobres en el aminoácido metionina, que está muy presente en los cereales.

 Con los garbanzos se preparan dos platos en frío que son unos de mis favoritos: el humus y el falafel, me gustan tanto que no me resisto a compartirlos en otra entrega.

 Hasta la próxima ¡Salud!

  0
20 de junio de 2013

A nadie se le escapa que Escocia es un país precioso,  en muchas zonas  es todavía aun paraíso natural. Este año es el “Year of Natural Scotland”, y ojeando una propaganda suya he visto un anuncio que me ha gustado muchísimo, es  totalmente “saludable”,  me ha parecido tan hermoso que  he querido compartirlo con todos vosotros.  Si lo leéis detenidamente veréis que no tiene desperdicio.

Os dejo con el anuncio.

 ¡Ayúdenos a lograr que Escocia siga siendo especial!

Dondequiera que vamos y hagamos lo que hagamos, tenemos un impacto: asegúrese de que sea positivo.

Estas 5 sugerencias pueden ayudarlo a proteger el medio ambiente de Escocia y apoyar a nuestras comunidades. Muchas gracias.

  • 1. Reduzca. Vuelva a usar. Recicle.
  • 2. Coma comida local, compre productos locales, vea lugares locales.
  • 3. ¡Relájese. Apague la luz. Ahorre energía!
  • 4. Bájese de su coche
  • 5. Vuélvase loco por la naturaleza.

 

Pasos pequeños… grandes impactos

www.visitscotland.com/natural2013

www.snh.gov.uk

Aunque el anuncio se refiere a Escocia estos consejos son tan saludables que se pueden aplicar a cualquiera que sea nuestro lugar de residencia. De seguro que si se pusieran en práctica, nuestras comunidades estarían más cuidadas y saludables y nuestra salud saldría beneficiada.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
05 de junio de 2013

El otro fin de semana estuve en un encuentro de médicos, que se celebró en un enclave  precioso. El edificio que lo albergaba estaba rodeado de jardines y zonas verdes, las aulas tenían grandes cristaleras donde se podía ver la luz del día y la naturaleza del exterior, como si de un cuadro precioso se tratase, no había ruido de coches; en fin todo un ambiente natural, que te hacía sentir sumamente relajada.

Esto me anima a hablaros del “efecto espacio verde”

Según un estudio publicado en la revista Psychological Science, los parques,  jardines  y espacios verdes de las zonas urbanas ayudan a mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas. A esta conclusión ha llegado el Doctor Matthew White y su equipo de la Universidad de Exeter, Reino Unido,  tras estudiar durante 18 años a unas 5000 familias.

Los individuos estudiados declararon haber sentido menos angustia  mental y mayor satisfacción  de vida cuando estaban viviendo en áreas más verdes.

El Doctor M. White, que es psicólogo medioambiental, dice que descubrieron que vivir en una urbe con niveles relativamente altos de espacios verdes puede tener un impacto significativamente positivo en el bienestar de las personas.

Esto es muy útil a la hora de elaborar los planes urbanísticos de las ciudades, para tener en cuenta la necesidad de dejar espacios libres para dedicarlos a zonas verdes.

Poder estar al aire libre en espacios verdes, como parques y jardines, es una buena manera de mitigar el estrés que producen las grandes ciudades. ¿Y esto cómo se traslada a ti y a mí?

Por lo pronto me anima a salir de casa en busca de ese espacio verde que me  espera;  a contemplar con más detenimiento los árboles y demás plantas verdes que me rodean;  en fin a disfrutar de esos retazos de la naturaleza que nos ofrecen los parque s y jardines, para obtener todo su efecto saludable. Al fin y al cabo el primer hábitat diseñado para el ser humano fue un huerto en  Edén. Por algo será  ¿verdad?

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
23 de mayo de 2013

Últimamente en la frutería en la que compro  me regalan  siempre  unas ramitas de “hierbabuena”, así que siguiendo el refrán que dice: “Si la vida te da limones, aprende a hacer limonada”,  me estoy empezando a interesar por ella y la estoy secando para utilizarla en mis infusiones. Esto me está abriendo a un mundo muy interesante como es el del secado de las plantas medicinales.

Lo primero  que  atrae de ella es su intenso aroma,  debido a su esencia,  que tiene más de 100 componentes, entre los que destaca el mentol, que es un alcohol al que se le deben la mayor parte de sus propiedades.

A la” Hierbabuena”  también se la llama “Menta”. Es una planta herbácea y tiene inflorescencias de color rosado-violáceo, que se disponen en espigas terminales, lo que se llama “sumidades”

Tomada en infusión, tiene propiedades digestivas, carminativas (elimina los gases y las putrefacciones intestinales), colerética  (activa la producción de la bilis) y  analgésica.

Por lo que viene muy bien en: digestiones pesadas, gases intestinales, espasmos y cólicos digestivos.

 Es tonificante estando  indicada en los cuadros de agotamiento físico.

También tiene una función antiséptica, porque su esencia contiene unos polifenoles de acción antivírica, que se ha visto que es activa frente al virus de la hepatitis A.

También es activa en los casos de cefaleas.

Sus infusiones, que es lo que yo uso,  tiene un sabor agradable, y se puede utilizar sola o con otras infusiones, como por ejemplo  poleo o te. La parte utilizada en la infusión son las hojas.

Como uso externo se puede aplicar en forma de compresas y fricciones que se hacen con la esencia o con disolución alcohólica (alcohol mentolado), que es útil en los casos de dolores articulares y musculares y en las neuralgias.

Con el uso de su esencia hay que ser cuidadosas, y no utilizar más de 1 a 3 gotas,  porque a dosis altas y en uso interno puede provocar insomnio e irritabilidad, e inhalada a dosis elevadas puede producir espasmos de laringe en los niños.

Ah se me olvidaba, también se puede utilizar para dar un toque especial de sabor a ciertas  comidas.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
09 de mayo de 2013

¿Has tomado alguna vez unos guisantes tiernos recién cogidos de la mata? ¡¡¡ Están riquísimos!!!

Y ahora que en muchas fruterías hay guisantes,  os animo a comprarlos y a consumirlos frescos, masticándolos muy bien para ensalivarlos correctamente y empezar a digerir, ya en la misma boca,  el almidón que contienen.

Aunque no lo parezca son una legumbre (legumbre es todo género de fruto o semilla de las plantas que se desarrolla dentro de vainas).  Y en este caso son semillas.

Por lo general se suelen consumir sin la vaina, por ser esta muy  fibrosa, salvo en la variedad llamada “Tirabeque”, en la que es muy tierna y sabrosa y se consume todo entero.

El mayor tanto por ciento del guisante es agua (79%), luego están los hidratos de carbono (9,36%), las proteínas (5,42), la fibra (5,10), las grasas son mínimas (0,40%).

Tiene vitaminas del complejo B, es muy rico en vitamina C, provitamina A,  Vitamina E, y folatos.

Sus minerales son: potasio,  hierro, cinc, y magnesio.  Siendo pobre en sodio

Si los vamos a cocinar sólo necesitan una cocción de unos cinco minutos,  porque  con más tiempo perderían casi todas las vitaminas.

Se presentan en: conserva, congelados o secos (como cualquier otra legumbre). Pero lo mejor es tomarlos en crudo porque es cuando tienen la mayor concentración de vitaminas.

Están indicados en las afecciones cardiacas;  en los trastornos del sistema nervioso, como depresión, insomnio; en el embarazo y en la lactancia. Es muy bien tolerado por los diabéticos.

Son una buena fuente de proteínas, pero para que proporcionen todos los aminoácidos necesarios tendremos que combinarlos  con cereales. Ya que las legumbres son ricas en lisina y pobres en metionina y a los cereales que les ocurre  justo lo contrario.

 Me despido con una receta que aparte de ser muy nutritiva, porque va a proporcionarnos todos los aminoácidos necesarios, es  visualmente muy estética:

Coceremos maíz, lo desgranaremos y los juntaremos con guisantes tiernos en crudo, aliñándolos con un chorrito de aceite de oliva, una pizca de sal, y  unas gotitas de limón.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
25 de abril de 2013

Es bueno ver la salud como un puzle, en el que cada  pieza tiene su importancia. A veces no sabemos cómo empezar, pero lo importante es empezar poniendo una pieza y poco a poco ya irán encajando las demás.

Una pieza clave  es acostarnos pronto en la noche. Así descansaremos mejor, y el sueño podrá hacer su trabajo reparador, por lo que  nuestro cuerpo se encontrará en mejores condiciones de levantarse antes  a la mañana siguiente para poder desayunar correctamente y tener tiempo de,  respondiendo al reflejo intestinal,  hacer de vientre con tranquilidad. ¡Más piezas van encajando!

Otra pieza  es adelantar los horarios de las diferentes comidas. El de la cena nos va a ser fácil adelantarlo, si es que nos vamos a ir antes a la cama, pero la comida del medio día no debe ser más tarde de las tres.

 Otra de las piezas a encajar es poder reunirse con la familia en torno a la mesa para comer. La Biblia dice al varón bienaventurado que “sus hijos son como plantas de olivo alrededor de su mesa”, pero ¡qué difícil es poder reunir a los hijos en torno a esa mesa! ¿Verdad? Pero esto es algo muy gratificante y necesario si queremos trasmitirles algo más que alimentos físicos a nuestros vástagos. Y es que el alimento espiritual es otra de las piezas importantes del puzle de la salud, me atrevería a decir que es la  más importante. Salud y salvación comparten la misma etimología.

 Y una vez sentados a la mesa el comer con calma, masticando tranquilamente;  agradecidos a Dios por lo que tenemos, eligiendo alimentos naturales, sanos y saludables,  olvidándonos de los industriales y prefabricados.

 El tener contacto con la naturaleza nos aporta ingredientes  necesarios para nuestro equilibrio. Y el hacer actividad física, por ejemplo, andar por esta naturaleza, para tener  contacto con la luminosidad solar que hará que podamos tener bien sincronizados nuestros relojes biológicos internos con el reloj de la naturaleza.

Hay muchas más piezas y algunas de ellas las podéis descubrir en las entradas de este blog 

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
04 de abril de 2013

¿Sabes que sólo en los estados Unidos de Norteamérica hay 44.000 supervivientes de aborto? Personas que debían de haber muerto como consecuencia del aborto provocado en sus madres pero que en contra de toda idea sobrevivieron. Si este dato sólo es de Estados Unidos ¡¡¡ ¿Cuántas no habrá en todo el mundo?!!!

Algunas de ellas como consecuencia del procedimiento propio del aborto sufren secuelas físicas, otras, por fortuna,  no tienen ninguna.

Pero lo que quizás tengan todas son secuelas psíquicas. No debe ser fácil, cuando te enteras,  saber que estabas destinada a ser abortada porque tus padres no te deseaban. Después del conocimiento de este hecho queda un largo camino hasta llegar al momento del perdón, del poder contar tu historía sin amargura, del poder vivir en paz contigo misma y con los que intentaron quitarte la vida. 

Unas de las primeras que hablaron abiertamente diciendo que ella era una sobreviviente de un aborto fue Gianna Jessen, te recomiendo que busques su historia en youTube, es impactante. La película October baby está inspirada en ella

 A raíz del ejemplo de Gianna  otras personas se sintieron  comprendidas y se animaron a hablar, este es el caso de Melissa Ohden, ella también fue víctima de un aborto, y  piensa que se ha salvado con un propósito y por este motivo  ha creado la web www.theabortionsurvivors.com 

Cuando oigo de este tema siempre viene a mi mente un versículo de la Biblia en el  que Dios  dice: “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti”

Y podemos tener la seguridad que Dios nunca se olvida de ninguno de nosotros, incluso de ti si eres una de estas personas destinadas a vivir en contra de todo pronóstico. En el amor incondicional de  Dios por ti  puedes encontrar tu consuelo y tu sanación.

Hasta la próxima ¡Salud!

  0
14 de marzo de 2013

Hay personas que llevan los talones resecos y agrietados por años, sin saber que hay solución a este problema. Si este es tu caso esta entrada es para ti.

Todas cuidamos nuestras manos y les dedicamos una atención especial, pero los pies son los grandes olvidados, y al final los resultados se notan. 

 La piel del talón es fuerte  porque soporta toda la carga del cuerpo. Las células de la epidermis, que es la capa más superficial de la piel,  se renuevan completamente en un periodo de 48 días, y nosotros podemos ayudar a este proceso natural.

 ¿Qué cómo? Toma nota. Cómprate una buena lima de pies o una Piedra Pómez. Lima tus talones, (sin pasarte porque es el primer día) y a continuación aplícate una buena crema hidratante.  Repite esta operación durante varios días hasta que tus talones estén libres, poco a poco, de células muertas. Y a partir de ese momento aplícate cada noche, aquí la constancia es importantísima,  la crema hidratante.  A parte de esto, una vez al  mes  pásate la lima por  los talones para ayudar a la defoliación natural.

Yo para hidratar los talones recomiendo una crema hecha a base de aceite de oliva y cera de abeja, pero si no la puedes conseguir, puedes utilizar cualquier otra buena crema hidratante. Los resultados son sorprendentes, de tal manera que, si eres constante, los talones resecos y agrietados serán para ti sólo un recuerdo del pasado. 

Lo ideal para cuidar nuestros pies sería que todas las noches,  antes de ir a dormir,  los dejáramos descansar, sumergiéndolos en agua tibia jabonosa, limpiándolos con una esponja suave y luego los secáramos cuidadosamente, también entre los dedos, para evitar todo problema de humedad;  posteriormente les diéramos un masaje con una buena crema hidratante, (tampoco la aplicaríamos entre los dedos por la misma razón).

No hay duda que siguiendo estos consejos tendremos unos talones preciosos

Hasta la próxima ¡Salud!

  2
28 de febrero de 2013

Si hay una fruta útil, que nos va ayudar en más de una ocasión esa es el plátano o banana, que a sus múltiples cualidades añade su comodidad para comerla en cualquier lugar.

Es mejor consumirlos cuando están maduros,  porque así casi todo el almidón que poseen se habrá convertido en azúcares  (21%) : sacarosa, glucosa y fructosa y serán mucho más digeribles. Se deben masticar y ensalivar muy bien.

Tiene una pequeña cantidad de  proteínas (1%), y casi nada de grasa (menos del 0,5 %), y su fibra hace descender el nivel de colesterol.   

Es útil en la celiaquía, la gota,  la artritis, y las afecciones cardiacas y no está contraindicado en la diabetes.

Es una de  las frutas frescas más abundantes en potasio, (sólo superada por el aguacate y el dátil). Esto le hace muy útil en las gastroenteritis y en aquellos enfermos del corazón y la hipertensión arterial,  que están siendo tratados  con diuréticos no ahorradores de potasio, o con digitálicos.

 Es utilísimo en las gastroenteritis, ya sea de niños como de adultos, (con los vómitos se pierde potasio), también es muy útil en las diarreas

Para las personas que padecen de úlcera gastroduodenal, tienen en los copos de avena y en los plátanos sus aliados,¡ Sin abusar de ellos, claro!

Una receta muy útil para los vómitos, las diarreas y las úlceras gastroduodenales: Toma un plátano maduro, pélalo, aplástalo cuidadosamente con un tenedor y degústalo muy lentamente, notarás  pronto su efecto protector. En los vómitos y diarreas, prueba primero con poca cantidad, por ejemplo un cuarto de plátano, y si el enfermo lo tolera bien repite la operación varias veces.

Algunas variedades de plátanos son:

Los plátanos macho, muy ricos en almidón, por lo que no resultan útiles para su consumo en crudo sino cocinados como si de patatas se tratase.

El plátano rojo, por el color rojo de su piel, procede de Malasia y se comen en crudo.

Y el más rico de todos el plátano enano canario.

Curiosidades: ¡Los plátanos crecen en racimos que pueden pesar más de 50 kg y contener hasta 300 unidades!

Hasta la próxima ¡Salud!

  1