No quiero ser hipertensa

No quiero ser hipertensa, no quiero tener que tomar pastillas toda mi vida. ¿Puedo hacer algo para remediarlo?

Esta es una pregunta muy frecuente y la respuesta es: SI, se puede hacer algo.

Cuando se va al médico y al tomar la tensión,  la máxima  se sitúa entre los 120 y 140 milímetros de mercurio, y la mínima  entre 80  y 90, hablamos de prehipertensión. Esto significa que la persona no tiene aún hipertensión, pero la tendrá en el futuro al menos que corrija sus hábitos.

Por debajo de 120/80 hablamos de tensión normal.

Aquí van cinco consejos importantes, como si fueran los cinco dedos de la mano para recordarlos fácilmente:

1.- Reduce el consumo de sal: Procura cocinar sin sal y no pongas el salero en la mesa. Para dar sabor utiliza otros elementos como las hiervas aromáticas. Evita los alimentos procesados e industriales,  suelen tener mucho sodio que es el elemento de la sal que sube la tensión, y opta por los naturales.

2.- Reduce el peso: la tensión arterial sube a medida que el índice de masa corporal aumenta, en los casos de sobrepeso y obesidad, adelgazar es la medida más eficaz para reducir la tensión arterial.

3.- Presta atención a tu dieta: opta por una dieta rica en frutas, verduras, productos lácteos desnatados, frutos secos, pescado, pollo. Disminuye la ingesta de grasas animales, carnes rojas, azúcares y alcohol. (Cantidades pequeñas de vino pueden tener un efecto beneficioso). Si estás acostumbrada a tomar un café por las mañanas, puedes seguir tomándolo, pero más de esto evítalo.

4.- Practica una actividad física: correr, nadar, pasear a un ritmo rapidito,  menos media hora al menos tres veces a la semana  es suficiente.

5.- Evita el estrés:  Las situaciones puntuales  de estrés se pueden considerar normales  y necesarias, pero el estrés sostenido,  que nos impone esta sociedad,  es  muy dañino y contra él debemos luchar. Las técnicas de relajación que incluyen la respiración profunda son muy útiles. Como creyente también recomiendo la oración y el  poner la confianza en un Dios que nos cuida y nos quiere, el cual nos invita a que echemos toda nuestra ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de nosotros.

Hasta la próxima ¡Salud!

      

1398

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>