Los dolorosos calambres musculares

Quien ha tenido un calambre muscular sabe lo dolorosísimo que es.

 Suelen presentarse por la noche, como una contractura muscular involuntaria de los músculos de la pierna, principalmente de los gemelos en la pantorrilla, y el dolor es tan grande que te levanta de la cama- ipso facto- como si estuvieras impulsada por un resorte automático. ¡¡¡ La verdad es que si se tratara de un despertador no habría otro más efectivo !!!

Los calambres están favorecidos por la deshidratación y por la pérdida de sales minerales, ocasionados  por: el beber poca agua, las diarreas, los vómitos, la poliuria excesiva, por ejemplo por diuréticos; la sudoración profusa; el ejercicio intenso.  Y también por los trastornos de la circulación venosa de las piernas, relacionados con las varices.

Por todo esto son más frecuentes en verano.

¿Cómo los podemos prevenir?

Combatiendo las causas que los ocasionan.

La primera y la más importante. Estar bien hidratados, y para esto nada mejor que hacer del agua nuestra  fiel compañera.

Dos minerales son muy importantes, el magnesio y el potasio.

El magnesio se encuentra en las semillas (de calabaza, de girasol, de sésamo), en los frutos secos oleaginosos (anacardo, avellana, almendra)y en las legumbres.

El potasio se encuentra en todas las hortalizas y en las frutas, especialmente en el plátano, (este mineral se pierde con mucha frecuencia cuando hay vómitos, diarreas o se están tomando diuréticos).

La vitamina B  principalmente la B2 y la B6 Su carencia favorece los calambres. Se encuentra en el germen de trigo y en la levadura de cerveza

Todas las frutas son ricas en agua y en los minerales y vitaminas antes dichos, por lo que son unas excelentes aliadas contra los calambres, ya sean tomadas tal cual o en forma de zumos.

 Las bebidas isotónicas también ayudan a combatirlos.

Y para el invierno algo muy útil es un rico caldo mineral natural hecho a base de verduras entre las que no deben faltar el apio y la cebolla. Tomado calentito  hará las delicias del paladar y evitará que esa noche los temidos calambres nos despierten antes de tiempo.  

Hasta la próxima ¡Salud!

      

1496

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>