Ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico

Estos ejercicios fueron ideados por el Dr. Kegel para fortalecer el suelo pélvico, que es el conjunto de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en una posición correcta a la vejiga, al útero y al recto en contra de la fuerza de la gravedad.

Puede ser que nunca te lo hayas planteado, pero el debilitamiento del suelo pélvico es mucho más frecuente de lo que parece y provoca entre otros los siguientes síntomas:
§ Incontinencia urinaria de esfuerzo: pérdidas de orina al toser, reír, correr,etc
§ Prolapsos o caídas de algunos órganos intra abdominales.
§ Disfunciones sexuales, como por ejemplo los “pedos vaginales” salida de aire de la vagina después de la relación sexual, originada por debilidad de los músculos de la vagina.

Las mujeres tenemos mucha probabilidad de tener el suelo pélvico débil porque entre las causas que lo originan se encuentran:
§ El embarazo
§ El parto
§ La menopausia
§ Otros: Practicar canto, o deportes de salto o de impacto, tocar instrumentos de viento, retener la orina, obesidad, tos crónica, estreñimiento.

Para empezar a realizar estos ejercicios lo primero que tenemos que hacer es identificar cuáles son los músculos a fortalecer, esto se hace fácilmente de la siguiente manera: cuando estés orinando intenta detener la orina, ¡¡esos son los músculos que debes trabajar!! una vez identificados deja fluir de nuevo la orina. Pero ojo: haz esta prueba únicamente para reconocer los músculos, no la realices habitualmente como un ejercicio más, ya que podría causarte infección urinaria.

Empecemos con los ejercicios (hay varios pero sólo comentaré el más básico)
(Si acabas de dar a luz deja pasar por lo menos dos meses para empezar a hacerlos)
§ Contrae los músculos del suelo pélvico y aguanta 5 segundos
§ Respira suavemente y relájalos durante otros 5 segundos
§ Repítelos en tandas de 10 veces.
Realiza los ejercicios al menos 3 veces al día.

Pueden hacerse en varis posturas: de pie, sentada, o tumbada. (ver dibujos) ¡¡Y lo bueno es que se pueden realizar en cualquier lugar!!
Intenta relacionarlo con algo cotidiano como: lavarte los dientes, ir en transporte público, esperar que se abra un semáforo, etc., etc.,
Después de tres meses se empieza a notar mejoría. Es un hábito de una vez adquirido deberemos practicarlo siempre, pero los resultados nos compensarán con creces.

Hasta la Próxima ¡Salud!

      

875

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>