Cuando la menopausia llama a la puerta

Me gustaría dedicar esta entrada a todas aquellas personas que están en torno a una edad donde,  como dice el título de la entrada,  “La menopausia está llamando a su puerta”, y lo hago para evitar, en la medida de lo posible, los sustos que por desconocimiento se puedan producir.

Esta edad, aunque puede variar mucho,  suele oscilar entre los 45 y 55 años, siendo la edad media alrededor de los 50.

Antes que nada me gustaría aclarar dos términos.

Se llama menopausia al cese definitivo de la menstruación, es decir la fecha  del primer día de la última regla, que debe de ir confirmado por un periodo de ausencia de reglas de por lo menos un año.

Se llama climaterio al  periodo de tiempo alrededor de este momento durante el cual el organismo se va adaptando ala nueva situación.

 Durante este tiempo, o sea durante el climaterio,  la mujer va a sufrir una sería de alteraciones que es conveniente conocerlas.

 Una de las primeras alteraciones que se presenta, y en la que me gustaría concentrarme,  es el descontrol que hay en las reglas,  estas aparecen irregularmente, tanto en el tiempo, porque ya no respetan la periodicidad acostumbrada;  como en la cantidad. Pueden presentarse reglas escasas y reglas más copiosas;  de muy pocos días de duración, seguidas  de reglas de muchos días de duración,  a veces se  puede manchar ininterrumpidamente durante un mes o más.

Y es aquí cuando muchas mujeres se asustan pensando si tendrán algo malo, cuando en realidad no tienen porqué preocuparse porque es algo normal durante el climaterio.

No hay que olvidar que durante este periodo la mujer todavía puede quedarse embarazada.

El climaterio es un tiempo que da la naturaleza, para irse  adaptando con calma a la nueva situación. Para interiorizar que la menopausia no es una enfermedad sino una etapa natural en la vida de la mujer. Una etapa que no tiene que ser peor que la anterior, sino simple y sencillamente “distinta”.

 Viéndolo así, en positivo, seguro que todo se aceptará  mucho mejor.

Como siempre  recordar que  las visitas periódicas al ginecólogo para los controles rutinarios son una garantía de bienestar.  

Hasta la próxima ¡Salud!

      

2964

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>