Humus y falafel

Lo prometido es deuda, y como en la anterior entrada os dije que os hablaría del humus y del falafel aquí estoy para cumplirlo.

Pero para que disfrutemos plenamente de ellos deciros que el garbanzo es un alimento casi completo.

 Es una buena fuente de proteínas, contiene todos los aminoácidos esenciales y no esenciales a excepción de la metionina, pero esta deficiencia se suple consumiendo conjuntamente cereales como el trigo y el arroz. También es una buena fuente de hidratos de carbono, siendo el almidón el más importante.

 Es pobre en grasas pero estas son de alto valor biológico al ser mono y poli insaturadas.

Es rico en vitaminas del grupo B y folatos, también es rico en hierro y en cinc. Reduce el colesterol evita el estreñimiento y fortalece el sistema nervioso.

Los garbanzos son los componentes principales de platos tan famosos como los cocidos y adafinas, y de los riquísimos falafel y humus, que al elaborarse casi en frío son muy cómodos de preparar.

 Para todos ellos deberemos ponerlos la noche anterior en remojo con agua tibia, posteriormente después de lavados y escurridos procedemos a su elaboración.

No tengo espacio suficiente para daros detalladamente las dos recetas, pero eso no es problema porque las encontraréis fácilmente.

 El falafel son unas bolitas hechas de una mezcla de garbanzo, trigo, pan, al que se le añade entre otros: ajo, perejil, cilantro, pimentón, cominos, pimienta, sal…

Todo esto se pasa por una picadora y después de dejarlo reposar para que tome sabor, se elaboran unas bolitas de unos tres centímetros de diámetros que se fríen en aceite de oliva.

 Este plato se consume con pan de pita en el que se introducen las bolitas, junto con trocitos de lechuga, pepino, tomate, etc. Suele gustar mucho a los pequeños de la casa, ¡y más si les dejamos hacer a ellos las bolitas!

 El humus también llamado paté de garbanzos, se prepara cociendo previamente los garbanzos y después pasándolos por una batidora (necesitarás agregar un poco del líquido de la cocción para que quede de la consistencia deseada), también se añade tajina (hecha a base de semillas de sésamo), y después como si de una ensalada se tratase se aliña con: aceite de oliva, jugo de limón, perejil, pimentón, pimienta, ajo y sal.

Todo esto se mezcla bien y ya está listo para esparcir en una rebanada de pan. ¡¡¡El sabor es exquisito!!!

 ¡Qué ustedes lo disfruten!

Hasta la próxima ¡Salud!

      

1561

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>